Charpentier - Misa de medianoche

Comprar boletos
Diciembre 2020
Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Do

Bajo Luis XIV, donde la religión era esencial, el período de Pascua era el más importante en la práctica religiosa de la sociedad. Pero la importancia del período de Navidad aumentó, hasta el punto de ocupar el segundo lugar en los corazones de los fieles. Así, se dedicaron partituras específicas a los tiempos de Adviento y la Natividad, utilizando muchas melodías populares, y silenciando el órgano desde el primer domingo de Adviento hasta la Navidad, cuando resurgió con vigor para interpretar las famosas y variadas Navidades!


Si Charpentier ganó nueva fama en Francia con las primeras notas de su Te Deum, su Misa de Medianoche es probablemente una de las principales obras que contribuyeron a su reputación. Es una invitación a volver a sumergirse en un mundo musical donde las tradiciones eruditas y populares no se oponen, sino todo lo contrario: todo el arte y la ciencia de Charpentier se ilustran en esta invitación de villancicos tradicionales dentro de una misa compuesta para la Nochebuena, alrededor de 1690. Estas melodías eran conocidas por todos, tanto los campesinos como los caballeros las reconocían, se enmarcaban en un sutil contrapunto y una renovada armonía, enriquecida con partes orquestales. El placer de la música se ofrecía a todos: desde reconocer una melodía conocida hasta captar su extraordinario arreglo. La modestia de las canciones originales también da a toda la masa un candor y una simplicidad que hablaba a todos en ese momento.

Programa y reparto

Reparto


Caroline Weynants, Caroline Bardot, Perrine Devillers, NN: Sopranos
Vojtech Semerad, NN: Contratenores
Etienne Bazola, Nicolas Brooymans: Bajos
Antonin Rondepierre, NN: Barítonos


Correspondencias de conjunto
Sébastien Daucé: Conductor


Programa


Marc-Antoine Charpentier (1643 - 1704)
Sub tuum praesidium
Quam gloriosa dicta sunt de te
Salve Regina Usquequo domine
Messe de Minuit

Palacio de Versalles

Versalles, símbolo de la monarquía triunfante, tuvo una función artística igual que política. Luís XIV reunió en su dominio a los artistas más brillantes de la época, y permitió la eclosión de nuevos estilos. Este marco, configurado por las artes, fue el escenario de las fiestas más fastuosas: Teatro, ópera, ballet, fuegos artificiales, espectáculos ecuestres, náuticos y banquetes se sucedían en la cumbre.

Fiel a su historia, el Palacio de Versalles sigue siendo el escenario de una vida cultural y artística muy variopinta: Grandes Aguas, óperas, conciertos, ballets, grandes espectáculos, serenatas, Gran baile de disfraces y exposiciones de arte contemporáneo. Artistas de gran renombre vuelven a insuflar la vida a los espacios más hermosos con creaciones clásicas y contemporáneas.
 

El Palacio de Versalles (en francés: Château de Versailles, castillo, mansión de Versailles) es un edificio que desempeñó las funciones de una residencia real en siglos pasados. El palacio está ubicado en el municipio deVersalles, en Île-de-France. Su construcción fue ordenada por Luis XIV, y constituye uno de los complejos arquitectónicos monárquicos más importantes de Europa.

 

Con sus tres palacios, sus jardines y su parque, Versalles es un dominio inmenso. Si bien Luis XIII hizo edificar allí un pabellón de caza con un jardín, Luis XIV es su verdadero creador, ya que le dio su amplitud y determinó su destino.

Luis XIV dejó París y decidió construir Versalles como una pequeña ciudad alejada de los problemas. Tendría varias etapas constructivas, marcadas por las amantes de Luis XIV.

 

El jardín de Versalles es clasicista, ordenado, racionalizado. Con el paisajismo se obliga a la circulación. Crea una organización que relaciona todas las esculturas y fuentes y ensalza la monarquía. Las esculturas se señalan unas a otras. Progresiva civilización del jardín: muy ordenado, podado y cuidado en la zona próxima al palacio, y después se va asilvestrando, es decir que se hace más silvestre a medida que nos alejamos del palacio.

Tres siglos después de su creación, el dominio sigue siendo considerable pues cuenta con 800 hectáreas, 20 km de caminos, 200 000 árboles, 35 km de canalizaciones, 11 hectáreas de techumbre, 2 153 ventanas y 67 escaleras.

El conjunto del palacio y parque de Versalles, incluyendo el Gran Trianón y el Pequeño Trianón, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979.

Versalles vivió el apogeo de la Francia de los Borbones, pero también su destrucción: en Versalles se establecieron los Estados Generales desde 1789 hasta el 6 de octubre. En esta fecha, el palacio fue tomado por el pueblo y el rey y su familia obligados a trasladarse e instalarse en París. Desde entonces Versalles quedó vacío. En 1792, tras la caída de la monarquía, fue saqueado. Napoleón Bonaparte acarició durante un tiempo la idea de convertirlo en su palacio imperial, pero Versalles ya no se utilizará hasta el retorno de la monarquía. Luis Felipe encargó a su ministro Camille Bachasson, conde de Montalivet la conversión del palacio en museo: de esa época data la dedicatoria: "A todas las glorias de Francia".

Versalles ya sólo se utilizó de forma episódica o anecdótica. El palacio fue el cuartel general del ejército prusiano en 1870 durante el asedio de París. El emperador alemán fue coronado el 18 de enero de 1871 en la Galería de los Espejos. En él se refugiaron, durante la Comuna, Adolphe Thiers y su gobierno, sentándose en el gigantesco hemiciclo, en los sillones color burdeos hasta 1879. Después fue el centro de las elecciones presidenciales de la III y la IV República. Se decoró con grandes frescos que evocaban la guerra, la agricultura, el comercio, la industria y la paz. El Tratado de Versalles se firmó el 28 de junio de 1919, que puso fin a laPrimera Guerra Mundial.

Eventos relacionados