Gluck / Berlioz: Orfeo y Eurídice

Comprar boletos
Marzo 2021
Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Do

Orfeo es sin duda la ópera de las óperas: de Monteverdi a Rossi, en el origen del arte lírico, luego con Gluck imponiendo la reforma de la ópera en italiano en Viena, en francés en París, finalmente con Berlioz en una versión romántica, (y antes de la brillante parodia de Offenbach), el destino amoroso del poeta griego se perpetúa perdurablemente en los escenarios del teatro. Tras la repentina muerte de Eurídice, Orfeo va a buscar a su esposa al inframundo. Su canción tiene el poder de apaciguar a las Furias y animar a los Espíritus Benditos, permitiendo a la pareja volver al camino de la luz... hacia su destino.


El Orfeo y Eurídice de Gluck sacudió la Europa del Siglo de las Luces. Sin embargo, después de 80 años de interpretación de la versión parisina de Orfeo creada por Gluck en 1774, la partitura utilizada en la Ópera de París se había transformado enormemente por el uso regular y las sucesivas correcciones y modificaciones habían corrompido la obra. En 1859, Berlioz aceptó con entusiasmo trabajar en una versión revisada: su admiración por Gluck le convirtió en un íntimo conocedor de la obra y de sus múltiples versiones italianas y francesas. Así, la diseccionó hasta el último detalle, con el fin de producir una versión "moderna" que, sin embargo, era fiel a Gluck. "Abandonémonos completamente a lo que mueve nuestra alma y no cedamos a nada que nos impida disfrutar de nosotros mismos!" Berlioz se lanzó a su tarea de adaptación con gran entusiasmo, seguro de que finalmente daría LA versión de Orfeo que el Segundo Imperio había estado esperando. Y este fue el caso: "¡Estamos aturdidos!" dijo Berlioz sobre la gran aria de Orfeo, y la audiencia estaba sin duda así.

Programa y reparto

El reparto


Jess Dandy: Orfeo
Helene Guilmette: Euridice
Lea Desandre: Amor


Bailarines y acróbatas


Pigmalión: Coro y orquesta
Raphaël Pichon: Conductor
Aurélien Bory: Director y escenografía
Taïcyr Fadel: Dramaturgia
Pierre Dequivre: Escenarios
Manuela Agnesini: Vestuario
Arno Veyrat: Luces
Claire Schwartz: Asistente de vestuario
Alain Muller: Acompañante y entrenador de voz


Programa


Christoph Willibald Gluck (1714 - 1787)
Hector Berlioz (1803 - 1869)
Orfeo y Eurídice


Ópera trágica en cuatro actos sobre un libreto de Pierre-Louis Moline.
Versión reelaborada por Hector Berlioz creada en 1859 en París.

Palacio de Versalles

Versalles, símbolo de la monarquía triunfante, tuvo una función artística igual que política. Luís XIV reunió en su dominio a los artistas más brillantes de la época, y permitió la eclosión de nuevos estilos. Este marco, configurado por las artes, fue el escenario de las fiestas más fastuosas: Teatro, ópera, ballet, fuegos artificiales, espectáculos ecuestres, náuticos y banquetes se sucedían en la cumbre.

Fiel a su historia, el Palacio de Versalles sigue siendo el escenario de una vida cultural y artística muy variopinta: Grandes Aguas, óperas, conciertos, ballets, grandes espectáculos, serenatas, Gran baile de disfraces y exposiciones de arte contemporáneo. Artistas de gran renombre vuelven a insuflar la vida a los espacios más hermosos con creaciones clásicas y contemporáneas.
 

El Palacio de Versalles (en francés: Château de Versailles, castillo, mansión de Versailles) es un edificio que desempeñó las funciones de una residencia real en siglos pasados. El palacio está ubicado en el municipio deVersalles, en Île-de-France. Su construcción fue ordenada por Luis XIV, y constituye uno de los complejos arquitectónicos monárquicos más importantes de Europa.

 

Con sus tres palacios, sus jardines y su parque, Versalles es un dominio inmenso. Si bien Luis XIII hizo edificar allí un pabellón de caza con un jardín, Luis XIV es su verdadero creador, ya que le dio su amplitud y determinó su destino.

Luis XIV dejó París y decidió construir Versalles como una pequeña ciudad alejada de los problemas. Tendría varias etapas constructivas, marcadas por las amantes de Luis XIV.

 

El jardín de Versalles es clasicista, ordenado, racionalizado. Con el paisajismo se obliga a la circulación. Crea una organización que relaciona todas las esculturas y fuentes y ensalza la monarquía. Las esculturas se señalan unas a otras. Progresiva civilización del jardín: muy ordenado, podado y cuidado en la zona próxima al palacio, y después se va asilvestrando, es decir que se hace más silvestre a medida que nos alejamos del palacio.

Tres siglos después de su creación, el dominio sigue siendo considerable pues cuenta con 800 hectáreas, 20 km de caminos, 200 000 árboles, 35 km de canalizaciones, 11 hectáreas de techumbre, 2 153 ventanas y 67 escaleras.

El conjunto del palacio y parque de Versalles, incluyendo el Gran Trianón y el Pequeño Trianón, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979.

Versalles vivió el apogeo de la Francia de los Borbones, pero también su destrucción: en Versalles se establecieron los Estados Generales desde 1789 hasta el 6 de octubre. En esta fecha, el palacio fue tomado por el pueblo y el rey y su familia obligados a trasladarse e instalarse en París. Desde entonces Versalles quedó vacío. En 1792, tras la caída de la monarquía, fue saqueado. Napoleón Bonaparte acarició durante un tiempo la idea de convertirlo en su palacio imperial, pero Versalles ya no se utilizará hasta el retorno de la monarquía. Luis Felipe encargó a su ministro Camille Bachasson, conde de Montalivet la conversión del palacio en museo: de esa época data la dedicatoria: "A todas las glorias de Francia".

Versalles ya sólo se utilizó de forma episódica o anecdótica. El palacio fue el cuartel general del ejército prusiano en 1870 durante el asedio de París. El emperador alemán fue coronado el 18 de enero de 1871 en la Galería de los Espejos. En él se refugiaron, durante la Comuna, Adolphe Thiers y su gobierno, sentándose en el gigantesco hemiciclo, en los sillones color burdeos hasta 1879. Después fue el centro de las elecciones presidenciales de la III y la IV República. Se decoró con grandes frescos que evocaban la guerra, la agricultura, el comercio, la industria y la paz. El Tratado de Versalles se firmó el 28 de junio de 1919, que puso fin a laPrimera Guerra Mundial.

Eventos relacionados