Sacrati: La Finta Pazza

Comprar boletos
Junio 2021
Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Do

"La historia del increíble éxito de La Finta Pazza en Venecia en 1641 se atribuye a menudo a la presencia de la diva Anna Renzi y a la increíble maquinaria escénica de Torelli. Sin embargo, un espectáculo con una excelente cantante y una impresionante maquinaria no es nada sin una música notable. Tan pronto como descubrí esta partitura, que casi nunca ha sido interpretada recientemente, comprendí inmediatamente la sorprendente calidad de esta música y por qué tuvo tanto impacto en el joven rey Luis XIV. Ofrece algo nuevo en la historia de la música, al igual que la ópera se estaba haciendo accesible al público, con una relación extremadamente sofisticada entre la música y el texto. La calidad de la música es la razón por la que La Finta Pazza fue la primera ópera representada en la corte francesa en 1645, en una época en la que el género era completamente desconocido.

Programa y reparto

Reparto


Carlo Vistoli: Ulisse
Valerio Contaldo: Dyomede
Filippo Mineccia: Achille
Mariana Flores: Deidamia
Alejandro Meerapfel: Licomede
Julie Roset: Aurora, Giunone
Kacper Szelążek: Eunuco
Scott Conner: Vulcano, Giove
Norma Nahoun: Minerva, La Fama
Marcel Beekman: Nodrice
Fiona McGown: Tetide, Vittoria
NN: Capitano
Anna Piroli: Donzella 1
Sarah Hauss: Donzella 2
Aurelie Marjot: Donzella 3
Ruben Ruf: Pirro
Priscilla Bescond: Femme figurante
Sidney Cadot: Femme figurante
Maëlle Desclaux: Femme figurante
Sébastien Chabane: Garde
Tibo Drouet: Garde


Cappella Mediterranea
Leonardo García Alarcón: Conductor
Jean-Yves Ruf: Director
Laure Pichat: Escenarios
Claudia Jenatsch: Vestuario
Christian Dubet: Luces
Cécile Kretschmar: Pelucas
Fabian Schofrin: Asistente Artístico
Mónica Pustilnik: Asistente de dirección
Ariel Rychter: Acompañante y entrenador de voz
Anaïs de Courson: Asistente de dirección

 

Programa


Francesco Sacrati (1605-1650)
La Finta Pazza
Drama en tres actos sobre un libreto de Giulio Strozzi, creado en 1641 en Venecia.

Palacio de Versalles

Versalles, símbolo de la monarquía triunfante, tuvo una función artística igual que política. Luís XIV reunió en su dominio a los artistas más brillantes de la época, y permitió la eclosión de nuevos estilos. Este marco, configurado por las artes, fue el escenario de las fiestas más fastuosas: Teatro, ópera, ballet, fuegos artificiales, espectáculos ecuestres, náuticos y banquetes se sucedían en la cumbre.

Fiel a su historia, el Palacio de Versalles sigue siendo el escenario de una vida cultural y artística muy variopinta: Grandes Aguas, óperas, conciertos, ballets, grandes espectáculos, serenatas, Gran baile de disfraces y exposiciones de arte contemporáneo. Artistas de gran renombre vuelven a insuflar la vida a los espacios más hermosos con creaciones clásicas y contemporáneas.
 

El Palacio de Versalles (en francés: Château de Versailles, castillo, mansión de Versailles) es un edificio que desempeñó las funciones de una residencia real en siglos pasados. El palacio está ubicado en el municipio deVersalles, en Île-de-France. Su construcción fue ordenada por Luis XIV, y constituye uno de los complejos arquitectónicos monárquicos más importantes de Europa.

 

Con sus tres palacios, sus jardines y su parque, Versalles es un dominio inmenso. Si bien Luis XIII hizo edificar allí un pabellón de caza con un jardín, Luis XIV es su verdadero creador, ya que le dio su amplitud y determinó su destino.

Luis XIV dejó París y decidió construir Versalles como una pequeña ciudad alejada de los problemas. Tendría varias etapas constructivas, marcadas por las amantes de Luis XIV.

 

El jardín de Versalles es clasicista, ordenado, racionalizado. Con el paisajismo se obliga a la circulación. Crea una organización que relaciona todas las esculturas y fuentes y ensalza la monarquía. Las esculturas se señalan unas a otras. Progresiva civilización del jardín: muy ordenado, podado y cuidado en la zona próxima al palacio, y después se va asilvestrando, es decir que se hace más silvestre a medida que nos alejamos del palacio.

Tres siglos después de su creación, el dominio sigue siendo considerable pues cuenta con 800 hectáreas, 20 km de caminos, 200 000 árboles, 35 km de canalizaciones, 11 hectáreas de techumbre, 2 153 ventanas y 67 escaleras.

El conjunto del palacio y parque de Versalles, incluyendo el Gran Trianón y el Pequeño Trianón, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979.

Versalles vivió el apogeo de la Francia de los Borbones, pero también su destrucción: en Versalles se establecieron los Estados Generales desde 1789 hasta el 6 de octubre. En esta fecha, el palacio fue tomado por el pueblo y el rey y su familia obligados a trasladarse e instalarse en París. Desde entonces Versalles quedó vacío. En 1792, tras la caída de la monarquía, fue saqueado. Napoleón Bonaparte acarició durante un tiempo la idea de convertirlo en su palacio imperial, pero Versalles ya no se utilizará hasta el retorno de la monarquía. Luis Felipe encargó a su ministro Camille Bachasson, conde de Montalivet la conversión del palacio en museo: de esa época data la dedicatoria: "A todas las glorias de Francia".

Versalles ya sólo se utilizó de forma episódica o anecdótica. El palacio fue el cuartel general del ejército prusiano en 1870 durante el asedio de París. El emperador alemán fue coronado el 18 de enero de 1871 en la Galería de los Espejos. En él se refugiaron, durante la Comuna, Adolphe Thiers y su gobierno, sentándose en el gigantesco hemiciclo, en los sillones color burdeos hasta 1879. Después fue el centro de las elecciones presidenciales de la III y la IV República. Se decoró con grandes frescos que evocaban la guerra, la agricultura, el comercio, la industria y la paz. El Tratado de Versalles se firmó el 28 de junio de 1919, que puso fin a laPrimera Guerra Mundial.

Eventos relacionados