Vivaldi - Vísperas de San Marcos en Venecia

Comprar boletos
Enero 2021
Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Do

Nacido en Venecia en 1678, Antonio Vivaldi aprendió el violín con su padre, que fue nombrado violinista de la Basílica de San Marcos en 1685. Antonio, un niño precoz, fue pronto admitido en la Capilla del Dux con su padre. Por lo tanto, fue bajo los mosaicos de las cúpulas de la Basílica de San Marcos que dio sus primeros pasos como instrumentista. Esto le dio la oportunidad de familiarizarse muy pronto con la liturgia más suntuosa de Venecia. A lo largo de su rica carrera en la ópera, y paralelamente a su posición como compositor y director del Ospedale della Pieta, Vivaldi compuso una gran cantidad de música sagrada, cuyo destino no se especifica: pero es cierto que la reputación del Sacerdote Rojo llevó sus partituras hasta San Marco ...


Escribió varios motetes para el Oficio de Vísperas, que era uno de los más importantes de Venecia, y para el que Monteverdi escribió la primera obra maestra de la música. Algunas de estas obras son tradicionalmente piezas de bravura, como el Dixit Dominus y el Magnificat, en las que Vivaldi muestra inventiva, virtuosismo y monumentalidad: sus intérpretes deben haber sido los mejores de Venecia. El programa de motetes revive aquí un servicio de Vísperas como el que Vivaldi pudo organizar en San Marco, para la fiesta de San Marcos, el patrón de Venecia: la suntuosidad de las ceremonias venecianas se escucha aquí en los ecos de las bóvedas y cúpulas, los preciosos mármoles y los mosaicos dorados de la Basílica. Leonardo García Alarcón revive esta extravagancia en una extraordinaria reconstrucción, cuya dimensión festiva está a la altura de la Serenísima.

Programa y reparto

Reparto


Mariana Flores: Soprano
Gwendoline Blondeel: Soprano
Valerio Contaldo: Tenor
Christopher Lowrey: Contralto
Alejandro Meerpfel: Barítono


Orquesta del Milenio
Leonardo García Alarcón: Conductor


Programa


Antonio Vivaldi (1678 - 1741)
Vísperas de San Marcos en Venecia


Dixit Dominus
Confitebor Tibi - Beatus Vir
Laetatus sum
Magnificat

Palacio de Versalles

Versalles, símbolo de la monarquía triunfante, tuvo una función artística igual que política. Luís XIV reunió en su dominio a los artistas más brillantes de la época, y permitió la eclosión de nuevos estilos. Este marco, configurado por las artes, fue el escenario de las fiestas más fastuosas: Teatro, ópera, ballet, fuegos artificiales, espectáculos ecuestres, náuticos y banquetes se sucedían en la cumbre.

Fiel a su historia, el Palacio de Versalles sigue siendo el escenario de una vida cultural y artística muy variopinta: Grandes Aguas, óperas, conciertos, ballets, grandes espectáculos, serenatas, Gran baile de disfraces y exposiciones de arte contemporáneo. Artistas de gran renombre vuelven a insuflar la vida a los espacios más hermosos con creaciones clásicas y contemporáneas.
 

El Palacio de Versalles (en francés: Château de Versailles, castillo, mansión de Versailles) es un edificio que desempeñó las funciones de una residencia real en siglos pasados. El palacio está ubicado en el municipio deVersalles, en Île-de-France. Su construcción fue ordenada por Luis XIV, y constituye uno de los complejos arquitectónicos monárquicos más importantes de Europa.

 

Con sus tres palacios, sus jardines y su parque, Versalles es un dominio inmenso. Si bien Luis XIII hizo edificar allí un pabellón de caza con un jardín, Luis XIV es su verdadero creador, ya que le dio su amplitud y determinó su destino.

Luis XIV dejó París y decidió construir Versalles como una pequeña ciudad alejada de los problemas. Tendría varias etapas constructivas, marcadas por las amantes de Luis XIV.

 

El jardín de Versalles es clasicista, ordenado, racionalizado. Con el paisajismo se obliga a la circulación. Crea una organización que relaciona todas las esculturas y fuentes y ensalza la monarquía. Las esculturas se señalan unas a otras. Progresiva civilización del jardín: muy ordenado, podado y cuidado en la zona próxima al palacio, y después se va asilvestrando, es decir que se hace más silvestre a medida que nos alejamos del palacio.

Tres siglos después de su creación, el dominio sigue siendo considerable pues cuenta con 800 hectáreas, 20 km de caminos, 200 000 árboles, 35 km de canalizaciones, 11 hectáreas de techumbre, 2 153 ventanas y 67 escaleras.

El conjunto del palacio y parque de Versalles, incluyendo el Gran Trianón y el Pequeño Trianón, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979.

Versalles vivió el apogeo de la Francia de los Borbones, pero también su destrucción: en Versalles se establecieron los Estados Generales desde 1789 hasta el 6 de octubre. En esta fecha, el palacio fue tomado por el pueblo y el rey y su familia obligados a trasladarse e instalarse en París. Desde entonces Versalles quedó vacío. En 1792, tras la caída de la monarquía, fue saqueado. Napoleón Bonaparte acarició durante un tiempo la idea de convertirlo en su palacio imperial, pero Versalles ya no se utilizará hasta el retorno de la monarquía. Luis Felipe encargó a su ministro Camille Bachasson, conde de Montalivet la conversión del palacio en museo: de esa época data la dedicatoria: "A todas las glorias de Francia".

Versalles ya sólo se utilizó de forma episódica o anecdótica. El palacio fue el cuartel general del ejército prusiano en 1870 durante el asedio de París. El emperador alemán fue coronado el 18 de enero de 1871 en la Galería de los Espejos. En él se refugiaron, durante la Comuna, Adolphe Thiers y su gobierno, sentándose en el gigantesco hemiciclo, en los sillones color burdeos hasta 1879. Después fue el centro de las elecciones presidenciales de la III y la IV República. Se decoró con grandes frescos que evocaban la guerra, la agricultura, el comercio, la industria y la paz. El Tratado de Versalles se firmó el 28 de junio de 1919, que puso fin a laPrimera Guerra Mundial.

Eventos relacionados