Elektra

Comprar boletos
Enero 1970
Lu
Ma
Mi
Ju
Vi
Do

Estas son las palabras de Elektra a su hermana Cristótemis en respuesta al anuncio de esta última de que Orestes, su tan esperado hermano, ha aparecido milagrosamente y se le está dando una bienvenida triunfal, habiendo matado, una tras otra, a Clytemnestra, su madre, y a Aegisthus, su amante y el nuevo gobernante de la ciudad. Ella entonces dice sus últimas palabras, antes de desmayarse, muerta: 'Yo llevo la carga de la alegría, y yo los conduzco en la danza. Sólo hay una cosa adecuada para los que son felices como nosotros: estar en silencio y bailar". La muerte de su padre, la muerte de Agamenón, es finalmente vengada. El ciclo de violencia llega a su fin. Tal vez el ciclo de la vida pueda finalmente comenzar. En su solitaria locura, totalmente obsesionada con el fantasma de su padre, Elektra era como una tumba viva para el héroe. Elektra muere pocos minutos después de su madre, que era, por supuesto, su enemiga, pero sin la cual la vida ya no tiene sentido, porque el mundo de ayer, adorado u odiado, era su única razón para vivir y ha aparecido para siempre. Sólo Orestes y Chrysothemis tratarán de dar vida a este devastado páramo. La catástrofe que comenzó con el sacrificio de su hermana Ifigenia para ayudar a los ejércitos griegos a conquistar Troya, unos 20 años antes, un asesinato por el que Clytemnestra nunca perdonó a Agamenón, parece haber llegado a su fin. Por un tiempo. Ahora Orestes vivirá con el recuerdo de un asesinato imperdonable, un matricidio. Por la noche, en Micenas, Elektra muere en un estado de agotamiento mental y físico en el momento en que se realiza la única obsesión de su vida. Muere bailando alrededor del hacha que mató a su padre.


En la obra de Hugo von Hofmannsthal, espectacularmente poderosa y salvaje, con su lenguaje de riqueza y calidad sin igual, estrenada en 1903 en Berlín por Max Reinhardt, sólo queda el más mínimo rastro del texto de Sófocles que la inspiró. La lectura de Die Geburt der Tragödie, de Friedrich Nietzsche, y de Studien über Hysterie, de Josef Breuer y Sigmund Freud, así como de Die Traumdeutung, de Freud, influyeron profundamente en el joven escritor austriaco. La deslumbrante Grecia antigua representada por Winckelmann y Goethe ha sido reemplazada, a finales del siglo XIX y principios del XX, por su lado oscuro, brutal y casi bárbaro. Los laberintos del alma humana están ahora oscurecidos por la oscuridad. Las patologías desenterradas por el surgimiento del psicoanálisis conforman el mundo imaginario de los escritores creativos, añadiendo complejidad a sus personajes de ficción.
Después de ver a Gertrud Eysoldt interpretar el papel principal de este Elektra, el compositor bávaro quedó fascinado y decidió ya en noviembre de 1903 crear una ópera en un solo acto basada en la obra. Para su libreto, lo acortaría en lugares para concentrarse en las relaciones entre las dos hermanas, Elektra, la fuerza de la muerte, y Crisotmis, la fuerza de la vida, entre Elektra y su madre, Clytemnestra, y entre Elektra y su hermano, Orestes, que se le aparece como una visión increíble en el crepúsculo: finalmente da sentido a su existencia y logra la venganza, con la que nunca ha dejado de fantasear.
Después de tres años de composición, Richard Strauss presentó su ópera el 25 de enero de 1909 en el Royal Opera House de Dresde. El efecto fue cataclísmico. Desde los primeros acordes, el compositor pone al oyente en un estado de tensión único. La lamentación de Elektra, su primer monólogo,'Solo! Desgraciadamente, tan solo", precede a la invocación de Agamenón, una oración desesperada por el regreso del fantasma de su padre en la hora en que fue asesinado por la Clytemnestra: una obra maestra de la música moderna, que es inolvidable una vez escuchada.

Programa y reparto

Equipo Creativo


Franz Welser-Möst - Director de orquesta
Krzysztof Warlikowski - Director
Małgorzata Szczęśniak - Escenografía y vestuario
Felice Ross - Iluminación
Denis Guéguin - Video
Claude Bardouil - Coreografía
Christian Longchamp - Dramaturgia


Elenco


Tanja Ariane Baumgartner - Klytämnestra
Aušrine Stundyte - Elektra
Asmik Grigorian - Crisantemo
Michael Laurenz - Secretario de Estado
Derek Welton - Orest
Tilmann Rönnebeck - Tutor de Orest
Matthäus Schmidlechner - Un joven sirviente
Sonja Šarić - El Supervisor
Bonita Hyman - Primera Sirvienta
Evgenia Asanova - Segunda Sirvienta
Deniz Uzun - Tercera Sirvienta
Sinéad Campbell-Wallace - Cuarta criada
Natalia Tanasii - Quinta Sirvienta


Ensambles


Asociación de Conciertos del Coro de la Ópera Estatal de Viena
Ernst Raffelsberger - Maestro del Coro
Filarmónica de Viena

Felsenreitschule

La Escuela de Equitación de la Roca (en alemán, Felsenreitschule) es un espacio escénico del Festival de Salzburgo.

La escuela original fue mandada construir en 1693 por el Arzobispo Johann Ernst von Thun, sobre un diseño deJohann Bernhard Fischer von Erlach, en el lugar de la cantera de conglomerado del que se extrajo la piedra para la construcción de la Catedral de Salzburgo. Se utilizó como escuela de equitación de verano del arzobispo. El público de los espectáculos ecuestres se situaba en las 96 arcadas de los tres pisos que rodeaban el patio central.

Desde 1926 se utiliza para espectáculos escénicos al aire libre en el marco de los Festivales de Salzburgo. Las antiguas arcadas para el público sirven ahora como escenario natural. El primer espectáculo representado fueEl servidor de dos amos, de Carlo Goldoni, bajo la dirección de Max Reinhardt. En 1933, el arquitecto Clemens Holzmeister construyó en la Felsenreitschule un escenario múltiple para la legendaria producción de Reinhardt de la primera parte del Fausto, de Goethe que se representó en ese año.

Herbert von Karajan convirtió por primera vez la escuela en un escenario de ópera para las representaciones de Orfeo ed Euridice de Gluck en 1948. En 1949 siguió el estreno de la puesta en música por Carl Orff de la antigua tragedia griega Antígona, de Sófocles, en la traducción alemana de Friedrich Hölderlin, dirigida por Ferenc Fricsay.

Entre 1968 y 1970, la escuela sufrió una remodelación a partir de un proyecto de Holzmeister, y se reinauguró con el Fidelio de Beethoven dirigido por Karl Böhm.

El escenario tiene 40 metros de ancho, con un subterráneo de 4 metros de profundidad. Se renovó la tribuna de espectadores, instalando debajo de ella un almacén de decorados. El escenario está protegido por un tejado traslúcido, que sirve para amortiguar el sonido, y que se puede abrir para dejar totalmente al descubierto el techo del escenario. El auditorio tiene capacidad para 1.412 espectadores sentados y 25 de pie.

La Felsenreitschule, que forma parte del complejo teatral de los teatros del Festival, comparte su entrada con el Pequeño Teatro de los Festivales, actualmente rebautizado como Haus für Mozart, a través del Foyer, decorado con los frescos de Anton Faistauer, y dispone, como cafetería y sala de descanso, de la conocida como Karl Böhm Saal, que fue originalmente la sala de equitación de invierno.

Eventos relacionados